EL CAMAROTE DE LOS HERMANOS MARX


El camarote de los hermanos Marx

Felipe González no fue nunca santo de mi devoción, pero me inspira un profundo respeto. Respeto que se ganó a pulso con las tres mayorías absolutas, habiendo gobernado en España durante más de 12 años. El gran politólogo italiano Giovanni Sartori, premio Princesa de Asturias de las Ciencias Sociales le pone como ejemplo de un modelo de partidos, el de partido predominante, Se caracterizan por la existencia de un partido que obtiene el apoyo de una gran mayoría de los electores, lo que permite gobernar con mayoría absoluta en un marco donde se da el pluralismo político. El partido predominante, en consecuencia, puede dejar de serlo en cualquier momento, puesto que está permitida la competencia. Sartori al definirlo no específica el periodo de tiempo para que un sistema pueda considerarse de partido predominante. No obstante, considera que el hecho de obtener tres mayorías absolutas consecutivas puede tomarse como un indicador suficiente.

Felipe González siempre tuvo unas dotes de comunicación que se añora en el panorama actual. Gobernó desde 1982-1996 y en tres ocasiones con mayoría absoluta. En el año 1993 en un clima de corrupción institucional todavía logró sacar 159 escaños.

El otro día Felipe González intervenía vía online en un encuentro organizado por Nueva Economía Fórum y calificaba el actual gobierno como “un camarote de los hermanos Marx”.

https://www.elindependiente.com/politica/2020/06/11/felipe-gonzalez-compara-el-gobierno-con-el-camarote-de-los-hermanos-marx/?utm_source=share_buttons&utm_medium=twitter&utm_campaign=social_share2

No se enfaden, que no lo digo yo. El ex presidente se despachó fino con las formas y estilos de gobernar del actual equipo de gobierno. Recordó la necesidad de aprobar leyes, y no gobernar con mano de decreto ley y recordó que el liderazgo se mide por la capacidad de generar confianza y crédito. Recalcó la necesidad de tomar acuerdos y generar consensos para reconstruir, pero el clima de confrontación actual no lo facilita. Los ciudadanos están hartos de la crispación y quieren soluciones.

Me adelanto a los que puedan contra argumentar diciendo que Felipe González derrochó su legado dejando de vivir como un verdadero socialista. Sí, es verdad, le hemos visto en barcos lujosos siendo manoseado de aceite por manos femeninas. Pero no se olviden, ahora también vivimos contradicciones entre el discurso y la práctica. Desde hace tiempo doce coches de la Guardia Civil vigilan el chalé de Pablo Iglesias, quien vino a rescatar a los de abajo ahora tiene miedo a su propia “gente”.


Victoria Rodríguez Blanco


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.